jueves, 4 de mayo de 2017

Chochoflautas

Tenemos un chocho de la hostia montado en torno a la corrupción; la dudosa separación de poderes; neonazis con causas graves en libertad y tuiteros en la cárcel por contar chistes. Tenemos la discusión acerca de la oportunidad de una moción de censura para la que sobran los motivos; los recortes en educación y sanidad y manifestaciones planteadas para oponernos a tanto manoseo.
A una parte de la ciudadanía, en cambio, estas nimiedades no les quitan el sueño y sin dedicarle un minuto a la necesaria oposición a la oligarquía bancaria, empresarial y política que ha arruinado a nuestro país, y promete más ruina aún, ponen todo su empeño en luchar contra el "Cisheteropatriarcado". 
Su rabioso y sanguinolento enfrentamiento contra la "opresión machista", ocupa el tiempo y el esfuerzo de causas más urgentes y más estéticas. 
Oponerse al "Patriarcado" con unos sobacos peludos y la deliciosa estética de unas bragas manchadas de sangre podrá ser muy igualitario, revolucionario y todos los "arios" que deseen, pero a mi juicio, y como está el patio, no es más que una de las tantas Chuminadas con las que se entretiene parte del respetable en esta emergencia democrática que vivimos.
Estoy tan quemado con la Chochoflautas, que ya no me corto ni ante la posibilidad de recibir descalificaciones, insultos y supuestas humillaciones por parte del hembrismo de cuarta regional que aspira a hacerse con las riendas del Feminismo, que como movimiento legítimo, seguro que ve con preocupación esta deriva escatológica. 

La igualdad no es una exposición de coágulos menstruales ni el ataque indiscriminado a los hombres que sufren las mismas condiciones de vida en una sociedad aletargada y corrompida. A ver si nos enteramos de una vez y cambiamos la cuchipanda sectaria por demostraciones masivas en las calles.

1 comentario:

Lupita dijo...

Muy acertada su entrada. Comparto sus preocupaciones y cabreos. Creo que parte de la sociedad vive ,como apunta, aletargada (más ahora con la llegada del buen tiempo y la vida social al aire libre ) , otra parte noqueada : por el bombardeo de noticias diarias que ponen los pelos de punta y que, en otro tiempo, con una sola de ellas, nos habría hecho pasar días, semanas o meses de debates cafetiles (estilo muy extendido en nuestro pais) y el resto o bien forman parte/ se benefician de esas noticias o bien aún tienen cabeza , fuerza y coraje para luchar (cada cual desde su posicion) , por cambiar el reparto de posturas antes descrito. En estas necesitamos estar muchos juntos.
Soy persona de género femenino y tampoco aguanto tanta tontería como la descrita. La igualdad no consiste en reivindicar actos escatològicos como naturales. Por suerte hemos evolucionado mucho en la carrera para mitigar los lados negativos que la posibilidad de llevar una vida dentro conlleva. La igualdad tampoco es hablar duplicando absurdamente géneros (moda que dura demasiado). La igualdad comienza en la lucha personal: en lo que se está dispuesto a asumir, o no, en primera persona. Y por lo que tengo leído el feminismo no era este postureo.. Seguimos al estilo español : buscando la igualdad hacia abajo; es decir, quitando al otro lo que tanto anelamos. Y así descalificando , igualando a la baja y a la peor; así no llegamos a ningún puerto. Parecen olvidar que sus maridos , padres, hermanos son tambien esos hombres que tanto desprecian generalizando con cada acto negativo o atroz que algún energúmeno comete.