martes, 30 de agosto de 2016

Civilizaciones y veranos extinguidos.


Con el ánimo siempre alerta ante cualquier posibilidad de infortunio, así como con la hipotética malicia que los extranjeros de mí pudieren albergar (por supuesto tomando como referencia la que más conozco, que es la mía), he coleccionado y editado algunas estrategias para tratar con el mundo exterior y salir lo menos dañado posible.
He aprendido de los Incas, porque de TODOS, aprendemos algo, que el enriquecimiento de los hábitos y costumbres prácticos o valiosos, es inevitable en la interacción de culturas diversas. Por eso Los Quechuas (lo de Incas vino después por ese afán reduccionista de los cronistas españoles; que hoy escribirían: "Hola, ¿K Hces?) no arrasaban los pueblos conquistados; una especie de táctica del tipo de: preferir que las gallinas pongan huevos en lugar de comerse una barbacoa y  punto final, llevaban a estos pueblos sojuzgados, colonos de la estirpe de la Civilización de "El Tahuantinsuyo" (que es lo suyo) para nombrar a: " Los Incas" correctamente, y entre ambos pueblos, compartían información para elaborar mejoras en la vida cotidiana, la agricultura etc.
"El Inca", era el nombre que ostentaba el emperador; La Coya, era la emperatriz (hoy llamamos coyas a: Los Hatunrunas, que eran los peones rurales dedicados a la agricultura);
"El Auqui", era el príncipe heredero; los gobernadores: "Suyuyuc Apu", y finalmente, "Los Yanacunas" que era la clase sirviente.
Hablar de "Los Incas", es un error extendido por tanto, que terminó haciéndose oficial para la RAE, como  "las almóndigas" y el "lapso de tiempo"
Volviendo a la reflexión inicial; y perdonen Uds. la dispersión a que me somete la hipomanía, aprendo del otraje, y actúo como si fuera un tipo lleno de plumas dispuesto a llevar a la piedra del sacrificio a quien sea, si fuera menester. Tengo un natural bueno, y también malo, como todo dios, mas suelo controlar a ambos para que ninguno se imponga al otro y acabo siendo un buen tipo con una pizca de mordacidad, un poco de "buenismo"  y  algo de imprevisibilidad.
Para ofertas de amistad ( y lo que surja) se ruega enviar mensaje al 69069, mencionando el lema: Ya es Otoño en Pucela

No hay comentarios: