sábado, 31 de diciembre de 2016

When I'm Sixty-Four


When I get older missing my hair
couple months from now
Will you still be sending me a Ballantine's
as Birthday greetings or a bottle of wine?
If I'd been out till winter or Spring
Would you change the lock?
Will you still need me?
Will you still feed me?
When I'm sixty-four?
You'll be younger too
And if you save the world
I could toast with you
I could be nasty making a fuss
When the soup is cold
You can knit a blanket by the fireside
Sunday mornings, go for a mass
While I'm doing the garden, digging the weeds
Who could ask for more?
Will you still need me
Will you still feed me
When I'm sixty-four?
Every summer we can rent a cottage 
in Santander if it's not too dear
We shall scrimp and save
Tall nephews on your knees
Every-one-of-them
Send me a transfer, drop me a line
Stating point of view
Indicate precisely what you mean to say
Yours sincerely, wasting away
Give me your answer, fill in a form
Mine forever more
Will you still need me
Will you still feed me
When I'm sixty-four?
Hoo!

Por favor que nadie diga que se sabe la letra de la canción y ofrezca esta  traducción como prueba. 
os deseo un feliz año nuevo. 

lunes, 26 de diciembre de 2016

La Yeta


En los países del Río de la Plata las creencias supersticiosas acerca del "mal de ojo"y el mal fario, son referidas genéricamente a una palabra: "Yeta", que acabó formando parte del lenguaje de arrabales llamado: "Lunfardo".
La Yeta es en general: "mala suerte"; pero también puede referirse a individuos que con su sola presencia, atraerían al infortunio, y son por lo tanto evitados ("gafes" en España).
En La República Argentina, el número asociado a : La Yeta, es el 13, de modo que si alguien sufre un episodio en el que la mala suerte juega un papel importante, o un "yetatore" (persona que supuestamente atrae la mala suerte) se cruza en su camino, es probable que juegue en la Quiniela o lotería, un número acabado en 13. Os dejo la tabla completa de guía para sueños y juegos de azar que la gente de aquellos países usa cuando quieren probar suerte en los juegos oficiales o clandestinos.


Y por supuesto: Suerte para todos en el próximo año, porque teniendo en cuenta quién gobierna En España, en EE.UU. y probablemente gobernará Francia, la vamos a necesitar.

viernes, 25 de noviembre de 2016

El adiós a un luchador


Marcos Ana( seudónimo de Fernando Macarro Castillo como poeta de la resistencia antifranquista) murió anoche a los 96 años de edad.
Implicado desde la adolescencia en la lucha contra los sublevados de 1936, pasó más de dos décadas en las cárceles de la dictadura. Condenado a muerte bajo unas acusaciones que él nunca reconoció como ciertas, este salmantino se hizo hombre y poeta en las duras condiciones de un cautiverio en que, las torturas y las penalidades, eran el pan nuestro de cada día para los que decidieron defender la legalidad de la Segunda República Española. Fue su poesía clandestina como militante comunista encarcelado la que consiguió poner sobre sí los focos de una campaña internacional en la que participaron poetas como Pablo Neruda o Rafael Alberti.
Liberado en 1961, dedicó el resto de su vida a la causa de la libertad y la justicia social.

Descanse finalmente en paz.

viernes, 11 de noviembre de 2016

Leonard Cohen

21 de septiembre de 1934 - 7 de Noviembre de 2016

Tras una carrera de más de 50 años en la literatura y la música, el pasado 7 de Noviembre, falleció Leonard Cohen. 
En su último trabajo, había sugerido estar preparado para marchar. 
Creo también que puede irse satisfecho de su obra. Os dejo la letra en Castellano de: 

You want it darker 

Si tú eres mano, estoy fuera del juego
Si tu eres el curandero, significa que estoy arruinado y lisiado
Si tuya es la gloria, será mía entonces la deshonra
Lo quieres más oscuro
apagaremos la llama
Magnificado, santificado, sé tu nombre sagrado
Un millón de velas por la ayuda que nunca llegó
Lo quieres más oscuro
Hinneni, hinneni* (*aquí estoy, aquí estoy)
Estoy preparado mi Señor
Hay un amante en el cuento
Pero el cuento es aún el mismo
Hay una nana para el sufrimiento
Y una paradoja a la que culpar
Pero está en las Sagradas Escrituras
Y no es una afirmación ociosa
Lo quieres más oscuro
Apagaremos la llama
Están alineando a los prisioneros
Y los guardias toman puntería
He forcejeado con algunos demonios
Eran de clase media y domesticados
Yo no sabía que tenía permiso para matar y mutilar
Lo quieres más oscuro
Hinneni, hinneni* (*aquí estoy, aquí estoy)
Estoy preparado mi Señor
Magnificado, santificado, sé tu nombre sagrado
Vilipendiado, crucificado, en tu forma humana
Un millón de velas por el amor que nunca vino
Lo quieres más oscuro
apagaremos la llama
Aquí estoy, aquí estoy
Estoy preparado Mi Señor

viernes, 28 de octubre de 2016

La forja de un líder de masas



Mis males empeoran; aparte de haber descubierto que soy bipolar y bajito, me acucia la preocupación por una percepción más que inquietante en los últimos días.
He aprendido, y muchos saben que es así, que nada es tan fácil como parece; pero decididamente lo que voy a compartir con Uds., creo que me adentra en los laberintos insondables de la paranoia.
Reconozco que el partido de Felipe González ha sido siempre muy grosero en sus cambios de rumbo, y pareciera que el último, por sus características, no hacía más que confirmar que su “strip tease” ideológico llegaba al momento culminante. Muchos decían saber lo que había debajo del mini-tanga que se aprestaba a dejar caer (yo entre ellos) ante los aplausos de la primera fila; pero recordad, nada es tan sencillo.
¿Y qué si los grandes estrategas se han disparado en el pie, la rodilla y el cerebro, pensando en resucitar como hombre biónico?
No puede ser tan fácil que hasta yo lo entienda; me digo, y mientras veo que Luis, el conserje de mi edificio, canturrea mientras poda los rosales o barre, me pregunto si no será una clave que usa para relatar mis movimientos en un walkie talkie escondido en su mono de trabajo. ¡Siempre está canturreando cuando yo paso!
¿Y si el hombre biónico es Pedro Sánchez?; ¿y si la gestora es un puñado de sacrificados progresistas dispuestos a inmolarse, y en un golpe maestro se dejan humillar por el héroe y vamos a terceras elecciones con un candidato que votarían todas las señoras que se han hecho fotos con él y todos los crédulos de este país?
¡Mayoría absoluta!

Miro por la ventana y veo a Luis fumándose un cigarro, voy a aprovechar para salir rápidamente del edificio, a ver si es capaz de fumar y cantar.

domingo, 23 de octubre de 2016

Los Once del Prostíbulo



1986: OTAN, de entrada NO

2016: ABSTENCIÓN, de entrada NO

Mi compadre, Lúzbel Guerrero, me asegura que está convencido de que el Comité Federal del P_ _ E, incapaz de conseguir que la totalidad de los compromisarios avalen la abstención para que el Partido Popular siga gobernando, apelarán a la "Doctrina Tamayo-Sáez", esa que en 2003 permitió a Esperanza Aguirre hacerse con la Comunidad de Madrid (que no han abandonado desde entonces); me ha convencido.
Los treinta años que separan las mayorías (y esperanzas) absolutas del partido de Felipe González y la pérdida masiva de apoyos en las tres últimas elecciones, han estado trufadas de actitudes políticas contestadas en las urnas tras el hartazgo y la desesperanza de gran parte de sus simpatizantes y militantes. Achacar a Pedro Sánchez la última hemorragia de votos, es una mentira interesada que al parecer no se han tragado más que una parte ínfima de su electorado.
Una película de 1967: Los doce del patíbulo (The dirty dozen en Inglés) narraba la gesta de doce presidiarios condenados a muerte, llevando a cabo una misión suicida de gran importancia estratégica para los aliados en la Segunda Guerra Mundial. Las coincidencias del resumen del film con la misión de los golpistas del partido de Felipe González Márquez (porque ha quedado claro que es suyo), se me hacen lo suficientemente evidentes como para que el título de esta entrada, en el día en que se decide la suerte de los aliados: PP, C's y PSOE, en contra de la izquierda, y los damnificados no sea ningún otro.
Preguntaba Lúzbel en un comentario en El Diario.es: ¿Quiénes serán Los once del Prostíbulo?

No es lo mismo ocho que ochenta; pero en este caso, da igual que sean once o ciento once.  Mucho me temo que a partir de ahora, mucha de la gente que votará al Partido Español, por razones clientelares o de pereza intelectual, lo oculte a sus allegados al igual que mucha gente que vota al P.P. lo hace en las encuestas.

lunes, 10 de octubre de 2016

Autofagia


Debutamos en el mundo con nuestro primer ejercicio de autofagia; pasamos del menú-maná placentario, a un ínterin en el que nuestro cuerpo se ve obligado a alimentarse de sí mismo mientras llega el pecho tibio y salvador.
Ocasionalmente, y dependiendo de la fortuna que nos haya hecho nacer en tal o cual circunstancia o lugar, seguiremos, inconscientemente, echando mano de este recurso natural.
Los sitios a plazas, los pogromos, las hambrunas y algunas gestiones gubernamentales, forzaron, a través de la historia, a pueblos enteros a esta tragedia que alimenta al cerebro con sus propias carnes hasta la extenuación y la muerte por el agotamiento de toda posible reserva.
También en el frondoso mundo de las metáforas, tiene lugar esta estrategia última para quedarse un poco más, aún sin saber para qué.
Venimos asistiendo a un chocante auto-canibalismo, en las filas de un partido político que gestionó la esperanza de un país durante décadas; mareando la perdiz con sus bazas más progresistas, administró aquella esperanza con el mismo atolondramiento que un calavera, funde la fortuna familiar. Es lo que tiene obedecer a los intereses que se dice combatir, que se termina defraudando hasta a los últimos crédulos.
El Partido __ _­_ Español, ha quemado su última nave confiando en que el clientelismo, la ignorancia, y la terca voluntad de quienes no quieren pensar porque ya pensaron en los 80's, perdonará sus pecados como antaño.
Creo que no han hecho una buena lectura; el país, ha cambiado, aunque el abc de la política, las razones y el mundo, sean los mismos. Ya no hay sólo chicha o limonada; susto o muerte o tómalo o déjalo. Es cuestión de nosotros decidir si habrá de darse una oportunidad a quienes nunca han gobernado y precisamente son denostados por los cómplices del neoliberalismo que impone a nuestros jóvenes la disyuntiva: emigración o autofagia.

sábado, 24 de septiembre de 2016

Los Monstruos



Tras haber escuchado a la vicepresidenta del país: Soraya Sáenz de Santamaría alertando contra la posibilidad de un gobierno Frankenstein de la oposición, me he preguntado si esta hipótesis sería el pistoletazo de salida de los monstruos, en la dirección del Estado.
La verdad es que a primeras de cambio, me di cuenta que, si me sobraban monstruos, era apenas por la escasa duración de la vida democrática en España; no descarto que con el paso del tiempo, lleguemos a estar escasos de seres monstruosos para adjudicar a los gobiernos del porvenir. El hecho de que la presencia de "Fantasmas" en las responsabilidades gubernamentales, sea una de las tradiciones con más acervo en la historia española, sienta las bases para que mi funesta predicción, se convierta en la realidad de un futuro poco prometedor.
Yo no estaba aquí , y por eso no puedo adjudicar su monstruito a Suárez o a Calvo Sotelo, con quien coincidí tan poco, que no me atrevería a colgarle un sambenito; quizás apenas decir que me parecía demasiado aburrido como para otorgarle una representación sobrenatural.
La serie histórica comenzó en Octubre de 1982 con el advenimiento de la era Jekyll- Hide. Si bien la conversión fue gradual (y ayudó a no percibirla nuestra necesidad de creer y nuestro escaso entrenamiento democrático), terminamos despertando en plena pesadilla de "patadas en la puerta"; terrorismo de cal viva y amiguismo choricero. 
Cuando el bipolar se convirtió en jarrón chino y asesor de Gas Natural (a los monstruos les gusta salir por la puerta grande), vino el Gremlin con alma de King Kong, que sembró profusamente los campos de un futuro miserable para la mayoría y de esplendor para él y sus amiguetes. Siguió la Psicosis miope de Norman Bates (alias Bambi o Pierre Nodoyuna), que terminó por desencantar a los que tenían el sueño profundo. 
Por último, justo cuando estábamos anémicos de tanta puñalada (creo que fueron 135) España entusiasmada votó (tampoco había mucho más) por los vampiros. Su jefe no se ve en los espejos; pero sí en el plasma, y nos ha dejado exangües. 

Yo no sé si Frankenstein es malo o bueno, pero después de haber sufrido al conde Drácula, Los hombres del saco y la niña del exorcista, creo que hay que darle una oportunidad.
Aunque sea por cambiar, prefiero a la familia Adams que a La Famiglia Corleone.

viernes, 2 de septiembre de 2016

LOS OTROS (Pegagogía infantil)


Así como el nunca suficientemente bien ponderado creador del Tanga, yo también soy partidario del cachete.
En este lapso dramático que nos separa del comienzo de las clases, habrán de producirse situaciones en que entrarán en contradicción nuestros impulsos, con la ola pacifista que intenta hacerse cargo de la educación de nuestros hijos.
Queremos a nuestros niños, y por eso aspiramos a protegerles, corregirles, y prevenir en la medida de lo posible que no se pongan en riesgos que conocemos por experiencia.
Confundir la violencia intrafamiliar con un correctivo bienintencionado, es más de cazador de subvenciones que de pedagogo y de sentido común. Que conste en acta que no hablo de un uppercut a la mandíbula, un gancho al hígado; ni siquiera de un jab demoledor por lo continuado.
¿Es acaso mejor la negociación basada en el soborno, el chantaje o la mentira?; ¿es la amenaza menos violencia que una zapatilla con talante pedagógico?
¿Acaso podemos negociar con un enano que no conoce el peligro, el límite, o no es autónomo siquiera para gestionar sus necesidades fisiológicas?
¿Haremos paritarias con quienes son nuestra responsabilidad y no tienen un criterio..., digamos, ni en mínimos?
Como toda estrategia, la caricia tosca, no puede ser el único recurso; pero debe existir como advertencia de que los límites deben ser respetados. Igualmente importante es no confundir el atajo educativo con una peladura de cables; para enseñar a los nuestros, debemos estar seguros de actuar por su bien y no por nuestro desfogue.
Todos los animales de la tierra (y nosotros también lo somos) meten un viaje cada tanto a sus retoños; dirá el sociólogo de turno que no puede admitirse la comparación por disponer nosotros del lenguaje, obviando de que ese "nosotros" adolece en muchos casos de una unilateralidad desasistida y desquiciante.
He recibido en mi vida, bofetadas muy reveladoras de los perfiles del mundo; y a las que estoy agradecido por haberme evitado males mayores o irremediables.
Pretender delegar la educación de nuestra descendencia, es síntoma de pereza intelectual o de una moral con muchas carencias. El que no quiere dar el sopapo por no ser el malo de la película y amenaza con el ogro que vendrá al final del día para castigos inconfesables, es más un miserable que un padre, porque el estigma del ogro, puede debilitar una relación saludable padre-hijo sin que medie una consumición, es decir: "sin comerlo ni beberlo". Nuestros hijos, en mayor o menor medida, serán aquello que seamos capaces de inculcarles; da igual que sean profesionales o trabajadores no cualificados, lo importante, es que sean gente capaz de sentir empatía y respeto por los otros, porque de generalizarse estos preceptos seremos los primeros beneficiados; no olvidemos que para el resto del mundo, somos "LOS OTROS".

martes, 30 de agosto de 2016

Civilizaciones y veranos extinguidos.


Con el ánimo siempre alerta ante cualquier posibilidad de infortunio, así como con la hipotética malicia que los extranjeros de mí pudieren albergar (por supuesto tomando como referencia la que más conozco, que es la mía), he coleccionado y editado algunas estrategias para tratar con el mundo exterior y salir lo menos dañado posible.
He aprendido de los Incas, porque de TODOS, aprendemos algo, que el enriquecimiento de los hábitos y costumbres prácticos o valiosos, es inevitable en la interacción de culturas diversas. Por eso Los Quechuas (lo de Incas vino después por ese afán reduccionista de los cronistas españoles; que hoy escribirían: "Hola, ¿K Hces?) no arrasaban los pueblos conquistados; una especie de táctica del tipo de: preferir que las gallinas pongan huevos en lugar de comerse una barbacoa y  punto final, llevaban a estos pueblos sojuzgados, colonos de la estirpe de la Civilización de "El Tahuantinsuyo" (que es lo suyo) para nombrar a: " Los Incas" correctamente, y entre ambos pueblos, compartían información para elaborar mejoras en la vida cotidiana, la agricultura etc.
"El Inca", era el nombre que ostentaba el emperador; La Coya, era la emperatriz (hoy llamamos coyas a: Los Hatunrunas, que eran los peones rurales dedicados a la agricultura);
"El Auqui", era el príncipe heredero; los gobernadores: "Suyuyuc Apu", y finalmente, "Los Yanacunas" que era la clase sirviente.
Hablar de "Los Incas", es un error extendido por tanto, que terminó haciéndose oficial para la RAE, como  "las almóndigas" y el "lapso de tiempo"
Volviendo a la reflexión inicial; y perdonen Uds. la dispersión a que me somete la hipomanía, aprendo del otraje, y actúo como si fuera un tipo lleno de plumas dispuesto a llevar a la piedra del sacrificio a quien sea, si fuera menester. Tengo un natural bueno, y también malo, como todo dios, mas suelo controlar a ambos para que ninguno se imponga al otro y acabo siendo un buen tipo con una pizca de mordacidad, un poco de "buenismo"  y  algo de imprevisibilidad.
Para ofertas de amistad ( y lo que surja) se ruega enviar mensaje al 69069, mencionando el lema: Ya es Otoño en Pucela

viernes, 26 de agosto de 2016

En nombre del pueblo italiano


Recuerdo una película en la que tras ese preámbulo, se ejecutaba una sonora pedorreta.
Con el dinero que se ha gastado en los jardines del exiliado Wert, seguramente se podría repatriar el cadáver de la infortunada Ana Huete y aún sobraría dinero para traer aquí a todos los demás que murieron en el terremoto de Italia.
Apelando a una ley española que no considera a un terremoto "una causa excepcional", la familia de la granadina, deberá hacerse cargo de los seismil Euros que supondrá traer a España los restos de la joven.
Los problemas de los ciudadanos, inclusive si son tragedias imprevisibles, no son asunto del presupuesto español; pero si el pulgón ataca los parterres del mayor mamporrero en su exilio dorado, ahí actuará presto el ministerio que haga falta.
Será porque el sol se ha ocultado tras unas densas nubes, porque tengo abusones a mi alrededor o porque asisto la enésima indignidad de quienes nos gobiernan. La cuestión es que hoy vuelvo a estar sombrío.
Entre la hipérbole y el hiperbolazo se desplazan nuestros próceres; y si eso es así, es porque millones de personas siguen ratificándoles, votándoles (más que por buenos, para joder a otros) y garantizando así un oprobio continuo.
No nos engañemos, como nación, tenemos los gobernantes que nos merecemos. Como colectivo somos incultos y ventajeros; perezosos para la responsabilidad e hiperactivos para la chorrada y la queja vacua de bar. Por eso nos gobiernan sucesivamente, mafias más o menos reverenciales. ¡En nombre del pueblo apátrida!: ¡Que nos zurzan!

domingo, 21 de agosto de 2016

Sólo le pido a la vida
Sólo le pido a la vida
algunas cosas sencillas:
que extienda el “finde” a los jueves;
que quiera a quienes me quieren 
y me olviden, quienes no.

Que me prolongue los días
en los que quiero vivir,
y me dé un sueño profundo,
en los días en que no.

Sólo le pido a la vida
no haya palos en mis ruedas; 
no voy a ninguna parte,
resulta ocioso el ponerlas.

Que me dé lo necesario y
que la muerte no  duela.
Que ya bastante he tenido,
 con las tripas y las muelas.

Quiero que los míos rían,
quiero que sean felices;
lo de la paz en el mundo, 
lo dejo para las “misses”

Solo le pido a la vida, 
una tregua cada tanto; 
el sol, la luna, los pájaros;
algo más de hipomanía,
y menos de desencanto.


sábado, 5 de marzo de 2016

Envejecer

Mi hermano Wilhelm y yo envejecemos con una década de diferencia; él, por ser el mayor, tiene una percepción más ajustada que la mía, que es la de un principiante en estas cuestiones. Hablamos del tema intentando no dramatizar; el envejecimiento, suele tratarse con circunloquios y humoradas, con la intención de quitarle hierro al asunto. En eso, somos como el resto del mundo. Lamentablemente, a él le han asaltado ya problemas serios de salud, esos que ponen en entredicho la continuidad de la existencia; intento acompañar su lucha y sus esperanzas, con una actitud de mesura, sin falsas certezas. Nunca me ha gustado quitarle importancia a los problemas, ni desplegar ese optimismo atolondrado con el que algunos, pretenden alentar al afligido. 
La muerte es un acontecimiento ajeno; se la lee en los periódicos, se la oye por la radio; y hasta, en un decidido acto de gusto dudoso, se la ve por la tele como un evento de pobres, oprimidos y gente sin abogado. Repta sin embargo desde las raíces de cada hijo de vecino, y cuando comienza a florecer, cada uno se hace cargo de ese jardín secreto, ocultándolo lo mejor que puede y le dejan. 
Pesa la muerte en las  horas bajas, tanto en el ánimo de los enfermos como en el de los sanos, de los desheredados y los dueños del circo. 
La muerte te hace preguntas que no quieres responder, y eludes el cuestionario posponiéndolo para un momento que nunca llega. 
Sí que nos preguntamos acerca de la vida pasada, y tampoco ahí somos del todo dados a una respuesta clara. 

Dependiendo del estado anímico, uno piensa que ha vivido como ha querido o como ha podido, cuando en realidad, apenas ha vivido como ha podido querer.

miércoles, 24 de febrero de 2016

¡Honra a la Wikipedia!


Soy un lobo estepario, no suelo participar en tradiciones, costumbres ni simbología de las sociedades en que he vivido ni vivo. No celebro la Navidad, la Semana Santa, Halloween, carnavales, ni siquiera mi cumpleaños; jamás he tenido fervores patrios ni he querido que la selección de fútbol del país en que me tocara estar, ganara aún sin merecerlo. Muy pocas veces he sentido entusiasmo por fenómenos artísticos de masas, si exceptuamos a Sabina, Serrat, Juan Luis Guerra o Mecano hace miles de años. Seguramente se me olvida alguno; pero creo que con estos ejemplos, acierto a dar la idea de lo que quiero decir. 
Las tribus nunca fueron lo mío, e ignoré sistemáticamente tanto a las subculturas como a las modas; no tengo perforadas las orejas ni ningún tatuaje etiqueta mi piel.  Mi eclecticismo es tan dinámico, como lo es mi inconsistencia pasional. 
He perdido la fe tantas veces que me da una enorme pereza creer en nada.                          
Sólo la Wikipedia, como proyecto común me enamora, miles de personas trabajando ad honorem por el conocimiento; entregando su tiempo desinteresadamente para que la información fluya desde un punto de vista casi siempre neutral, es para mí, lo más parecido a la filantropía. 
Cuando aún podía, recuerdo haber hecho una modestísima contribución económica a la organización de Jimmy Wales y Larry Sanger; pero muchas veces he editado artículos allí donde hacía falta, o he subido imágenes a la Wikimedia para que aquellos que no pueden desplazarse, vean como luce tal o cual sitio. Es mi forma de agradecer y participar en un empeño del que todos disfrutamos en mayor o menor medida.
Me resulta triste leer u oír a detractores que jamás han hecho nada por nadie más allá de su círculo íntimo; sus burlas y descalificaciones, cuando no un vandalismo gratuito para justificar su postura.
Para mí la Wikipedia es signo de fraternidad en pos del procomún (podeis buscarlo en la Wikipedia)

 Animo a mis cuatro queridos lectores a participar en esta hermandad de la información y el conocimiento; todos sabemos algo que otros pudieran querer saber, pongamos nuestro granito de arena en la mayor pirámide que jamás se haya construido. Buenas noches. 

domingo, 14 de febrero de 2016

El santo extorsionador

Me pregunto: ¿Cuántos componentes de parejas han hecho hoy un regalo sin tener ganas de hacerlo?; hay que tener mucha personalidad, mala memoria o amor al riesgo, para desentenderse de la presión ambiental.
Celebrar San Valentín, como ejercer la  fraternidad en las fiestas navideñas o exhibir la disposición al desenfado en carnavales, es más que nada una obligación más ligada al calendario que al ánimo. 
Los enamorados verdaderos, no necesitan de fechas prefijadas para ser obsequiosos; dan, todo el tiempo, valiosísimos presentes que van mucho más allá de ese afecto impostado (eso sí, envuelto primorosamente) que supone regalar cuando lo decide la publicidad de los gigantes del comercio. Miran, besan y sienten espontáneamente, y esas mercedes, valen más que todo el oro del mundo...¡bueno, quizás me estoy pasando un poco!
La cuestión es que detesto las imposiciones; y San Valentín, santo que probablemente ni haya existido (al menos la Iglesia Católica lo apeó del santoral a finales de la década de los sesenta por lo dudoso de su existencia real), es una de ellas.
Hay varias versiones acerca de la ligazón de los enamorados con el santo en cuestión y el 14 de Febrero; una de ellas nos habla de un médico que, convirtiéndose en sacerdote cristiano, casaba en secreto a los soldados, cosa que el Emperador romano Claudio II había prohibido expresamente, por considerar el matrimonio, incompatible con las armas, y fue decapitado por ello un 14 de Febrero del año 270. Es la más pintoresca.
Hay incluso quien considera que la elección de esta fecha como símbolo de los enamorados, está relacionada con el comienzo del emparejamiento de las aves en el hemisferio norte en estos días del invierno.
El negocio de esta "milenaria" tradición, comenzó en 1842 por iniciativa de la espabilada estadounidense Esther Howland, quien desarrolló comercialmente la tradición germano-inglesa desde el siglo XVIII, de enviar postales para esta fecha; simplemente las hizo un poco más ñoñas, con forma de corazón, y abrió la caja de la costumbre y sus truenos.
En España (siempre a la vanguardia) hubo que esperar a que Pepín Fernández, en 1948, viera el filón, y a través de sus grandes almacenes, Galerías Preciados, nos pusiera a todos en la tesitura de regalar o ser un seto o un desamorado.
Como el hombre era muy "echao palante", intentó colarnos también el día de las abuelas y el día de los niños; pero no tuvo éxito, debido a que ni niños ni abuelas pueden ejercer presiones de tipo sexual.  
Sé que mi docena de novias se mosqueará por este post y me las harán pasar canutas; pero al menos ya tengo una excusa de corte ideológico para justificar mis verdaderos motivos, soy un miserable.


PD: Lo digo yo antes y os ahorro el comentario descalificante. Feliz día de los enamoraidiotas.

viernes, 5 de febrero de 2016

Besando a los nuevos príncipes



He votado a Podemos; siempre he sido de izquierdas y consideré que era la mejor opción, ante la tarea que tenemos por delante, una parte de la ciudadanía. Es verdad que Pablo Iglesias es un poco soberbio; pero es audaz y bien formado, cosa que no se puede decir de sus principales contrincantes, en la tarea de gobernar con la ambición de revertir tanta desigualdad, como la que se ha institucionalizado. Mucha gente necesita de esta clase de líderes para creerse que por fin serán tenidos en cuenta y se decide a votar; un tipo contundente con velocidad mental, capacidad de análisis, y que no se amilana ante el continuo ataque del amplio frente que han fraguado sus enemigos ideológicos, preocupados por perder el chollo del que disfrutan desde la transición.
Una de sus bazas más importantes, es la no contaminación de su formación, ya que no tienen una historia que pudiera restregársele en el ámbito de la corrupción o injustas medidas de gobierno, el inequívoco estigma de los dos grandes partidos nacionales.
El rojo y el azul del bipartidismo mezclados, no huele precisamente a violetas, sino al pútrido fermento de la impunidad que dan las mayorías absolutas. PP y PSOE han dejado claro, siempre que han gozado de este amplio respaldo, que son incapaces de evitar el desmadre corrupto de las legiones de listillos que pueblan sus filas, así como su incapacidad, o desinterés en frenar estos humillantes abusos contra los contribuyentes, aprovechándolos incluso, para obtener una financiación ilegal para campañas electorales o distribución de gratificaciones opacas al fisco. Desde la gran rapiña (constructoras o privatizaciones) hasta la ratería (Amy Martin o diputados comisionistas), nuestros próceres han demostrado un desprecio absoluto por las leyes que ponen trabas a sus intereses; elaborado complejas tramas de terrorismo armado o económico-financiero y promulgado leyes del embudo sin pudor alguno.
Hace poco escuché al ex juez Manglano, quien al ser preguntado sobre la corrupción en Valencia respondió que la corrupción no es exclusiva de esta comunidad, sino un triste patrimonio de España entera, cosa que es fácil de comprobar en un garbeo por las hemerotecas.

El abanico político de los ciudadanos es bastante más amplio de la polarización en izquierda y derecha que nos quieren vender a la hora del "voto útil". Con la inclusión de los dos nuevos partidos, ahora tenemos: Ultraderecha, derecha, centro derecha, centro izquierda, e izquierda. Si alguien me preguntara por una ultraizquierda, que yo no percibo, lo único que me dejaría claro es la procedencia del preguntón.
Gobernar para todos estos matices ideológicos es una tarea harto complicada, y no veo más solución en que ninguno tenga la mayoría suficiente para hacer de su capa un sayo; que se fiscalicen unos a otros y se vean obligados siempre a negociar y pactar medidas intermedias que apunten a la máxima igualdad posible en ese panorama político.
La derecha, hablando para su parroquia anuncia un panorama catastrófico si se vieran obligados a dejar el gobierno; lo hacen a gente que defiende sus intereses y a otra que, perteneciendo a los desfavorecidos, no fueron adiestrados para pensar por su cuenta y reacciona ante el discurso del miedo. Ese Apocalipsis del que hablan, es el sellado de las puertas giratorias y el capitalismo de coleguillas, del que viven desde que la generosidad de la fisiología, nos liberara del general Franco.
Ni la izquierda convencerá a la derecha (ni viceversa) de sus postulados económicos; son intereses contrapuestos. Es la hora de la política, y cruzo los dedos para que Iglesias y Garzón no nos salgan ranas, como aquel que nos ilusionó en el 82 y nos avergüenza desde hace mucho.