sábado, 21 de septiembre de 2013

Russian Beauty



Unas de las últimas declaraciones del presidente ruso Vladimir Putin, en el sentido de que nadie levantaría un dedo contra Berlusconi si este fuera gay, junto a la propaganda anti homosexual a cargo de su administración y el aparente desinterés por las crecientes agresiones contra este colectivo en su país, me han recordado una magnífica película con Kevin Spacek: American beauty. En ella, un militar retirado, hacía gala de una hostilidad desmesurada por todo lo que estuviera relacionado con la homosexualidad, al tiempo que ensalzaba la virilidad en el mundo varonil como máxima virtud, llegando incluso a ejercer la violencia contra su propio hijo en su afán de adoctrinamiento. No he podido olvidar asimismo, la cantidad de fotos que he visto del mandatario ruso, medio en cueros enseñando palmito; vestido de karateka zarandeando a algún sparring, o en actividades belicosas, rayanas en el "Rambismo" 
Por no destripar el final de aquella película de Sam Mendes para quien no la hubiera visto, me abstendré de seguir estableciendo comparaciones entre la película y algunos acontecimientos de la política rusa; ¡ahora sí!, para los que sí hayan visto American beauty, ¡qué sospechosas son algunas coincidencias! ¿verdad?



1 comentario:

a volvo dijo...

Vi American Beauty, pero le aseguro que hace tanto tiempo que no recuerdo más que la foto de su publicidad y no consigo hilar el tema con su reflexión. De todas formas, para mi gusto, los dos personajes de hoy, tanto monta monta tanto el uno como el otro.

Le dejo un beso, Sr. Al.