martes, 26 de marzo de 2013

Furbo


Con el ánimo envenenado a pachas entre mi enfermedad y el telediario, me debato entre desear que la selección de fútbol palme esta noche o que nos ahorremos un par de meses entre repescas y mandangas, en las que nos enfrentaremos a "potencias" como Chipre o Macedonia para garantizar que los patriotas de sofá y panchitos, seguirán en casa narcotizados tras la gesta. Si algo está bien claro, es que en la única Europa con plenos derechos en la que hemos entrado, es en la futbolística; ahora se nos respeta en ese ámbito y se nos mangonea en todos los demás. Somos un pueblo de paletos "que aman a la roja mal que pierda". A mí no me vale el argumento de que es la única alegría del pueblo español, porque si lo es, es porque el grueso de este pueblo no mueve el culo aunque roben a sus ancianos, hagan emigrar a sus hijos o les despojen de todo lo que ha costado décadas conseguir. Mientras estos jóvenes millonarios ganen, la masa sólo saldrá a la calle para gritar: "Oeee Oeee Oeee" y " Yo soy español español español", aunque al día siguiente, se enfrente a su inexistente futuro; a la brutal corrupción política; a los deshaucios y los robos impunes de los bancos. En definitiva, a un sistema podrido hasta la médula. 

1 comentario:

mangeles dijo...

Tiene mucha razón amigo AI. No nos movemos por nada. ¡No sabemos¡.

Espero que su enfermedad sea leve y breve.

Un beso