miércoles, 20 de marzo de 2013

Asquemia


La indignidad de este gobierno parece no tener límites; sumamos ahora el retiro de las subvenciones a las autonomías, con déficit superior al impuesto por el ejecutivo, para la formación y especialización de sus médicos en el tema de los transplantes; la asistencia a las drogodependencias y otros temas de índole social. Así, las CC.AA que hayan sobrepasado el límite de endeudamiento fijado en el 1,5% serán penalizadas en temas tan delicados como la formación continua en el área de la donación de órganos y los transplantes, que ha llevado a España a ser un referente mundial en la materia. 
Todo lo que no sea Educación, Sanidad o coberturas sociales, parece no existir para este gobierno de impresentables a la hora de los recortes, prefiriendo mantener a la casta de bandidos o comprar chalecos antibala (¿se estarán preparando para algo?) que formar a nuestros cirujanos o mantener en el país a nuestros investigadores.
Sin duda están creando un ambiente insalubre para la ciudadanía, fatal para muchos. Yo, en mi caso, me estoy muriendo de asco.

1 comentario:

Resquicios dijo...

Uno de los principios (¿qué es eso? ) en los que se basa la división del estado en CCAA es el de la garantía de los derechos básicos a todos los ciudadanos del estado español. Garantía que debe existir por encima del lugar en el que decidas (o debas) vivir. Los gobiernos autonómicos- al igual que los provinciales en su medida- existen para gestionar en beneficio de las características que diferencian unas de otras. Bastante tenemos con los ladrones y despilfarradores como para que ahora desde el gobierno central se castigue a quien nada tiene que ver con las deudas. Pagamos todos los mismos impuestos – a mayores de los locales- que deberían garantizar los derechos y bla, bla, bla…. Parece que los ciudadanos comienzan a ser una carga para los gobernantes y han decidido cuadrar cuentas a costa de quitarlos del medio: muertos de hambre, suicidas, explotados, desahuciados, enfermos… machaquémosles hasta que cumplan los 67 años, creemos situaciones insostenibles que minen sus fuerzas, con un poco de suerte los que sobrevivan apenas durarán un par de años más: con lo que conseguiremos cuadrar las arcas públicas nuevamente a nuestro favor…
Asquemiática total!!!