viernes, 5 de noviembre de 2010

El chocolate del loro

El PSOE se ha especializado en una política de gastronomía ornitológica, dedicada a mantener a los administrados hablando de cosas sin mayor proyección, mientras se hurta el debate de los temas que realmente importan.
La duplicación de géneros por ejemplo (¿recordáis los miembros y las miembras?), malgasta un tiempo precioso en cualquier discurso, con lo que a lo largo de un año, podría dedicarse un día entero para hablar de las pensiones, los salarios y el ultraje que significa que se apoye a los bancos que generaron la crisis y no a quienes la sufren realmente.

Por una vez, y sin que sirva de precedente, estoy de acuerdo con alguien del PP, la señora Rudy. La instauración del orden alfabético para los apellidos, puede venir bien al gobierno para que una polémica estéril robe los focos a los temas de verdadero interés.
Si hay algo de lo que no cabe duda, es que todos somos hijos de nuestra madre, por lo que lo lógico sería que siguiéramos la política que rige el tema en Portugal. Suele utilizarse el sambenito de: "Esto ya se hace en otros países europeos...bla bla bla" para colar decisiones que empeoran la situación objetiva de los contribuyentes (que a eso llegamos a fuerza de no ser ciudadanos); parece que Portugal es menos europeo entonces en nuestra consideración a la hora de las imitaciones.
Podría aventurar incluso, que en algunas parejas, la toma de esa decisión pudiera generar conflictos que se saldaran por la imposición de una de las partes al tener opción de ello.
Así como por decreto se congelan las pensiones y disminuyen los salarios, bien podría El Estado dirimir sobre esta cuestión sin quebrar más que una antigua convención arbitraria.

4 comentarios:

Pombolita dijo...

Respecto al apellido no sé que decir, ya que todo depende.
Mis hijas probablemente hubieran preferido primero el mio, ya que siendo vasco, a ellas, catalanas, les parecía más exótico. A mi no me parecía mal el de su padre y como en realidad en España no había que renunciar a ninguno, pues se acaba diciendo los dos y punto.
Lo que me parece muy complicado sobre todo para los historiadores, es que cada uno lo haga como quiera, pues va a ser un lio para saber la linea familiar.
Si ahora ya es difícil con primeros, segundos y terceros matrimonios, imaginate que con tu 1ª mujer decidís que lleven tu apellido y con la segunda ( se pone muy burra) y cedes en que los niños lleven el de ella, luego te casas otra vez ( o no, pero tienes más hijos) y vuelves a ponerle el apellido de esta tercera mujer.
Pues resulta un galimatias de hijos y no van a saber que son tuyos

Pombolita dijo...

En realidad, creo que la posibilidad de los franceses que es poner un guión juntando los dos apellidos, es algo engorrosa por lo larga, perono está mal y queda como muy chic

mangeles dijo...

La imposibilidad de realizar política económica...nos trae estas cosas....

Por otra parte es justa la nueva ley y además está bien eso de que se pueda poner el apellido de la madre primero. Supongo que la gente intentará que se reduzcan los Fernández ...los García..los Sánchez...etc...y optará por poner primero el apellido menos común...

Eso ya lo hacían en los colegios cuando yo era niña. A mis hermanos les llamaban por el apellido materno. Y Yo lo hago con mis amiguetes blogueros andaluces.

Lo triste es eso...que el espacio que tenemos de maniobra política sea tan poco.

Un beso PAPARACHI.

tequila dijo...

Buenos días caballero:

lo cierto es que con esta nueva idea del gobierno gana usted puntos entre las féminas (respecto a algunos de sus amigos). Imagine lo solicitado que estará cuando en una cafetería/bar/discoteca alguna hembra sedienta de maternidad le pregunte ; no ya el machacado estudia o trabaja, si no cómo se apellida .... La Z es la letra por la todas mataremos (pobre Antón, quizá imaginando esto decidió dedicar su vida a otros menesteres)

besos

Por cierto: qué hace esta noche?