viernes, 19 de junio de 2009

Los bajos

Berlusconi se ha hartado de hacer trampas vergonzosas para eludir la justicia, para beneficiarse a su amparo o para perjudicar a otros con sus turbios manejos; ha usado todas las tretas "legales" e inventado las no previstas; echado mano de cada bajeza imaginable para fomentar la impunidad de sus nefastos movimientos. De bochorno en bochorno, jamás había recibido la reprimenda de los guardianes de la moral occidental; pero parece que ha dado con el punto "G" de la preocupación vaticana. De cintura para abajo, los crímenes se tornan horribles, salvo que estén cubiertos por una discreta sotana.
¡Que más da si il cavaliere fomenta la ignorancia y el mal gusto!; si abusa, miente y falsea, o denigra a su país, si su zona pélvica no está en entredicho. ¿Es que no piensan en otra cosa?
Ahora se excomulgará a quien tenga alguna participación en un aborto, pero no hablan nada de los abusos sexuales en el ámbito de la iglesia; la excomunión es para los demás.
Talibanes de la entrepierna, la Iglesia Católica va de indignidad en indignidad, y quizás sea por eso, que año tras año, sean menos los que les hacen el caldo gordo, apuntalando su estricta moral de especialización venérea.

sábado, 13 de junio de 2009

Soluciones brillantes

No se ha exprimido mucho las neuronas el gobierno de España para la obtención de recursos extra.
Gravar los carburantes y el tabaco, pudiera, en una lejanísima instancia, entenderse como una medida esencial para la mejora del sistema respiratorio de la población. Teniendo en cuenta la aparente urgencia en la captación de recursos y la impunidad con que se llevan a cabo, me permitiré dar algunas ideas para cuando las cosas empeoren:
1)Un oportuno canon sobre los preservativos y el pan, contribuiría al desarrollo de un misticismo sobrevenido en los mundanos habitantes de la península; de esta forma, en sus revelaciones, los forzados fakires hispanos podrían vislumbrar la insondable idoneidad de la medida en la mejora de la sanidad pública.
2) Un facilón impuesto a la electricidad, el agua y el gas obraría maravillas en la percepción de la necesidad de un consumo responsable de las energías no renovables; con los recursos obtenidos, podría ayudarse a los bancos, o eliminar los impopulares impuestos a las grandes fortunas, al tiempo que se garantizaría un aire más limpio... ¡Uy, me lo apunto para más adelante!

3)Un gravamen único (normal) a las defunciones, podría ir recuperando los gastos últimos en sanidad de los usuarios, con los que se apuntalarían los gastos de representación, dietas y mangoneos de la clase política, que no está acostumbrada a las estrecheces impuestas por la austeridad gubernamental en épocas de crisis.

Tengo más ideas, pero con este avance, podrá el gobierno del pueblo ir tirando, al menos hasta que pierdan las próximas elecciones y se quiten de una tarea que al parecer, les va demasiado grande.